información
 
telefono
 
Compra On-Line
 

Aplicaciones > Producción y purificación de Anticuerpos

   Producción y Purificación de Anticuerpos

 

   

Los anticuerpos son proteínas que son producidas por el sistema inmunológico en respuesta a moléculas externas que entran en el cuerpo, estas moléculas externas son los llamados antígenos, y su reconocimiento molecular por el sistema inmunológico da como resultado la producción selectiva de anticuerpos que son capaces de unirse específicamente a ese antígeno. Los anticuerpos son producidos por los linfocitos B y circulan a través de la sangre donde se unen a su antígeno específico, permitiendo ser eliminados de la circulación.

Esta habilidad del sistema inmunológico animal para producir anticuerpos para unirse específicamente a los antígenos nos permite fabricar marcadores que nos permiten la detección de moléculas de interés en aplicaciones de investigación y diagnóstico.
Otra de las características de los anticuerpos que nos ayudan a utilizarlos como herramientas de reconocimiento es su relativa uniformidad y su buena estructura caracterizada que nos permite purificarlos, marcarlos y detectarlos de una manera predecible y reproducible por métodos generalizados.

Durante los 70 y 80 se generaron protocolos de producción, purificación y modificación para uso de detección específica de antígenos, y siguen relativamente vigentes. La producción de anticuerpos necesita la preparación de animales, inyección del antígeno en el laboratorio para provocar la alta producción de anticuerpo y su posterior recolección. Alternativamente las líneas celulares de hibridomas producen monoclonales específicos para un antígeno se pueden producir por fusión de una célula que secreta un anticuerpo específico con una línea inmortal de mieloma.

La purificación de anticuerpos incluye el aislamiento del anticuerpo del suero (anticuerpos policlonales), fluido ascítico, sobrenadante de cultivo de una línea celular de hibridoma (anticuerpo monoclonal). Los métodos de purificación varían desde muy crudos (precipitación de las proteínas de la muestra incluyendo cualquier anticuerpo presente), a purificación general (purificación por afinidad de ciertas clases de anticuerpos sin tener en cuenta la especificidad al antígeno) hasta la específica (purificación por afinidad de los anticuerpos que se unen específicamente a un antígeno en concreto. El nivel de purificación necesaria depende de la aplicación para la cual queremos utilizar el anticuerpo.

imprimir